Esta parte de mi vida se llama, amor de maricón.
Ahí estaba, callado como de costumbre y con sus botas sin amarrar. El hombre bohemio que todas querían conocer, siempre leyendo un libro y tomando fotografías. 423 mais palavras